Ingeniosanos UPCT
Logo Universidad Politécnica de Cartagena

Entre el 21 28 de mayo los adolescentes del aula hospitalaria del Hospital General Reina Sofía participaron en un taler dedicado a los videojuegos. Carlos Manzano, alumno de este aula, nos cuenta su experiencia.


El lunes 21 de mayo los adolescentes del aula hospitalaria del Hospital General Reina Sofía comenzamos un proyecto que culminamos el lunes 28 de mayo, fue impartido por un gran profesor de la UPCT, Juan Suardiaz Muro, dentro del programa de INGENIOSANOS que se realiza en el EAEHD RM.
El proyecto ocupo unas 5 horas aproximadamente repartidas en dos días. Este proyecto consistía en la creación de un videojuego.
El primer día trabajamos principalmente en presentarnos lo que íbamos hacer, nos explicó el funcionamiento de la aplicación a partir de la cual diseñaríamos el videojuego llamada mBlock y los aspectos que había que tener en cuenta para crearlo.
El segundo día nos encontramos con una grata sorpresa ya que vinieron 3 alumnos de primero de bachillerato de investigación del Instituto Isaac Peral a presentarnos un proyecto que habían realizado gracias a la ayuda de la UPCT. Dicho proyecto consistía en la creación de un robot el cual se desplazaba y tú desde tu móvil veías lo que estaba viendo el robot en ese momento. La verdad es que es admirable ver como adolescentes de apenas 16 años realizan un proyecto tan complejo y complicado y además con tan poco presupuesto pero la ilusión y motivación puede con todo.
Una vez que nos presentaron su proyecto nos quedamos impresionados y nosotros seguimos trabajando en el nuestro. Como ya sabíamos cómo funcionaba el programa, llegó el momento de ponernos manos a la obra y cada uno de nosotros creamos nuestro propio videojuego. Se crearon tres diferentes: uno era de un mono que tenía que recoger los plátanos y evitar las manzanas y las empanadillas, otro era de una princesa que tenía que coger los unicornios y evitar a las brujas y el último era el de un médico del hospital del cual salía su propia imagen que tenía que evitar unas jeringuillas y colocarse un fonendo. La verdad es que los tres nos quedamos impresionados porque al principio nos veíamos incapaces de realizarlo y al final el resultado fue increíble gracias la ayuda de Juan.
Como conclusión decir que estamos muy agradecidos a la UPTC por hacer posible este proyecto ya que nos ha resultado muy divertido e interesante, además nos ha servido para hacernos más amena nuestra estancia en el hospital ya que aquí pasamos momentos muy duros y gracias a estos ratos podemos desconectar y olvidarnos de nuestros problemas, por lo tanto decir que muchísimas gracias y esperamos que estos proyectos se sigan llevando a cabo en distintos hospitales ya que sirven de gran apoyo para los pacientes.